« Felidae (Félidos)

Lince Ibérico

Morfología e identificación

Un animal inconfundible, presenta una altura a la cruz de 36-55 cm, con una longitud de unos 82-55 cm, su cola es de unos 14 cm. Sus patas son relativamente largas en relación al cuerpo. Presenta una cabeza pequeña con largos mechones blancos y negros llamadas barbas muy características. Orejas granes terminadas encumbradas por mechones de pelo negro conocidos como pinceles.

Su peso medio es de 12,8 kg en machos y unos 9,3 kg en hembras.

El pelaje es leonado con manchas oscuras distintas en cada individuos, que sirven para identificar a cada ejemplar.

Rastros: Pies con cuatro dedos de garras retráctiles.

Alimentación

Su dieta se basa principalmente y casi unicamente en conejo, de hecho no existen datos que digan que otra presa puede sustituir al conejo en caso de poca abundancia. Los adultos necesitan una ingesta diaria de un conejo de tamaño medio, siendo mayor la energía necesaria en hembras con crías.

Comportamiento

Son animales solitarios que presentan sus picos de actividad durante el crepúsculo y la noche. Defienden activamente territorios de unos 3,5 kilómetros cuadrados frente a individuos del mismo sexo. Utilizan marcas olfativas para delimitar su territorio. El territorio del macho suele solaparse con el de una sola hembra reproductiva (monogamia).

Tras la dispersión juvenil, que suele durar unos 6 meses, los ejemplares se establecen un territorio. La mitad de dichos jóvenes no consiguen establecerse y mueren.

La caza se realiza ocultándose entre la vegetación hasta que la distancia hasta la presa puede cubrirse con un par de saltos. También pueden aguardar las presas camuflados. Las presas son matadas con un mordisco en la nuca y son consumidas en un punto cercano al lugar de captura.

Reproducción

Tienen una o ninguna camada al año. Las hembras no se reproducen hasta el tercer año, aunque maduran antes. No se conocen casos de reproducción con más de 9 años. Tras dos meses de gestación se produce el parto, generalmente en marzo.

Las crías nacen con los ojos cerrados y son poco móviles hasta los 12 días. Suelen nacer 3 crías, pero lo normal es que solo 1-2 lleguen a los 10 meses de vida, momento en el que se inicia la dispersión.

Fuente de las fotos: Wikipedia
Redacción: Ismael Ferreira Palomo
Revisión: Ismael Ferreira Palomo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *